Un software de gestión, la herramienta que precisan tus empleados

Publicado elMiércoles, 16 de Diciembre de 2015porDelsys
Tags:Software gestión

 

En la cadena de producción de un producto alimentario intervienen muchas personas, desde que la materia prima se produce en las granjas y centros productivos hasta que llega al lineal de los supermercados. Un software de gestión creado exclusivamente para la industria alimentaria favorecerá que todos los implicados sepan en todo momento cuál es su labor y cuáles son los pasos que deben seguir para asegurar todos los requisitos relacionados con la trazabilidad y la calidad que precisan hoy en día las empresas de alimentación ofrecer a sus clientes.

 

 

 

 

La seguridad de los empleados a la hora de realizar un trabajo, sello de calidad en el producto final

 

 

La industria de la alimentación es una de las más exigentes a la hora de ofertar los mejores productos para los clientes. Y es que no puede olvidarse que, al fin y al cabo, los alimentos que se producen los consumirán personas y que cualquier error en la conservación de los alimentos pondrá en peligro la salud de los consumidores.

 

Los empleados tienen que llevar a cabo muchos pasos cuando están en su puesto de trabajo. Por ello, en ocasiones pueden desconcentrarse perdiendo el control riguroso de su labor, lo que puede repercutir de manera negativa en la calidad del producto final.

 

 

Por consiguiente, encontrar una solución que les ayude a desempeñar su labor es beneficioso para las marcas.

 

  

  Seguridad de los empleados

 

 

 

 

Normas para la manipulación de alimentos

 

 

La OMS (Organización Mundial de la Salud) valora que muchas de las enfermedades causadas por el consumo de alimentos en mal estado se evitarían si el manipulador llevase a cabo unas sencillas medidas mientras realiza su trabajo.

 

 

 

 

Higiene

 

 

Es recomendable una limpieza corporal adecuada, pero se debe prestar especial atención a las manos, que son las que tocan los alimentos durante su manipulación. Siempre han de lavarse con agua caliente y jabón (mejor si es líquido que en pastilla) y secarlas con toallas de un solo uso (mejor de papel para poder desecharlas después de cada uso). Ha de procederse al lavado de manos:

 

- Antes de comenzar a trabajar y cuando se interrumpa la jornada por algún motivo: un descanso, salir a comer…

 

- Antes y después de manipular alimentos crudos. Al no estar cocinados, son más propensos a contaminarse que los que ya están elaborados.

 

- Siempre que se ha manipulado dinero. Los billetes y las monedas pasan por muchas manos antes de llegar a las del empleado y son foco de enfermedades.

 

- Si se tose, se estornuda o se utiliza un pañuelo.

 

- Después de haber manipulado la basura.

 

- Siempre después de haber utilizado el aseo.

 

- Siempre tras haber estado en contacto con animales domésticos.

 

- Si se han utilizado productos químicos tales como artículos de limpieza, venenos o insecticidas.

 

 

Es necesario que el manipulador mantenga también sus uñas cortas y en perfectas condiciones de aseo y que utilice el cepillo antes para limpiarlas antes y después de manipular alimentos.

 

El encargado de la manipulación de alimentos no puede fumar o comer mientras está en su puesto de trabajo. Por supuesto, jamás debe meter los dedos en la comida para probarla o utilizar los artículos de cocina para llevárselos a la boca.

 

 

 

 

Salud

 

 

Si presenta alguno de los síntomas que se citan a continuación, el manipulador de alimentos no podrá desarrollar su labor: vómitos, diarrea, tos o estornudos, ya que podría contaminar lo que está cocinando.

 

 

 

 

Almacenamiento y preparación de alimentos

 

 

Cuando se está trabajando en un lugar donde se cocinan o se procesan alimentos, la normativa vigente introduce previsiones legales para asegurar que se cumplan una serie de condiciones para que no haya ningún problema con el consumo de los alimentos.

 

En el caso del almacenamiento, los alimentos que no necesiten frío deben estar en lugares secos, frescos, con una buena ventilación y en óptimas condiciones de limpieza. Si es necesario conservarlos en frío, hay que prestar especial atención a que los electrodomésticos funcionen en óptimas condiciones.

  

 

Almacenamiento

 

 

 

Además, en ningún caso se deben almacenar alimentos en el suelo ni tampoco en contacto con las paredes.

 

Los alimentos crudos y los cocinados deben conservarse por separado y, si ello no es posible, deben aislarse guardándolos en botes o bolsas de plástico adecuadas para su conservación.

 

Cuando se están preparando los alimentos, la temperatura de cocción debe ser de al menos 70 grados centígrados: es la única manera de que las bacterias no se reproduzcan y hay que evitar mantener los alimentos en un margen de temperaturas entre 10 y 60 grados centígrados, puesto que es cuando se produce la multiplicación rápida de las bacterias.

 

Además, no se deben obviar las fechas de consumo preferente o de caducidad de los alimentos, puesto que una vez superadas las mismas, los productos pierden su aptitud para el consumo humano.

 

 

 

 

La trazabilidad de los alimentos

 

En los últimos años, se están imponiendo en la industria alimentaria la obligatoriedad de llevar una trazabilidad de los alimentos, que consiste en saber de dónde viene y por qué fases ha pasado un producto antes de consumirlo y asegurar que no se hayan producido contaminaciones que puedan poner en riesgo la salud de las personas.

 

Todo el proceso de trazabilidad comienza en las granjas: el consumidor final puede saber dónde han nacido los tomates que va a comer, a qué productos fitosanitarios han estado expuestos (si lo han estado a alguno de ellos) y por qué manos han pasado antes de llegar a su mesa.

 

En el caso de los animales, estos controles aún serán más estrictos y los manipuladores en las distintas fases de producción deben asegurarse de señalar de manera precisa todos los pasos que han dado con el producto durante su participación en la elaboración de la comida.

 

 

 

 

¿Qué ofrece un software de gestión ERP para la industria alimentaria?

 

 

Como se ha visto, son muchas las cuestiones que debe tener en cuenta el manipulador de alimentos a la hora de realizar su trabajo. Por eso es fundamental que cuente con un software de gestión ERP específico para la industria alimentaria, ya que le ayudará a optimizar el desempeño de su labor. Entre otras, las principales funcionalidades de un software de gestión ERP para la industria alimentaria son:

 

Permitir el seguimiento del producto desde el origen hasta el destino final, por producto concreto y conociendo los procesos a los que ha sido sometido.

 

Poder optimizar la gestión del almacén gracias al control total del stock: estos gestores cuentan con herramientas para controlar los alimentos que están a punto de caducar o a punto de acabarse, avisando así al encargado de almacén cuáles hay que consumir primero o los que hay que reponer con urgencia.

 

  

Software ERP

 

 

 

En el mismo sentido, organizar los medios de logística: desde la recepción de las mercancías a las condiciones de entrega para los clientes, así como las rutas de expedición o la gestión de los lotes de ventas.

 

Permitir un control de producción y calidad con planificación de recursos y órdenes de producción. De esta manera los clientes estarán más satisfechos con el servicio que se les ofrece, lo que se traducirá en mayores ventas y acceso a otros nichos de mercado.

 

Gestión comercial y de ventas, puesto que un software de gestión ERP para la industria alimentaria permite poder controlar los pedidos habituales de los clientes, así como los resultados dependiendo de las campañas que se vayan realizado, ofreciendo estadísticas de las mismas a tiempo real.

 

 

 

 

Beneficios del software de gestión ERP para el sector de la alimentación

 

Un software de gestión ERP para el sector de la alimentación ofrece muchos beneficios para sus usuarios. Lo que más destacan aquellos que lo utilizan a diario son la integración de las diferentes partes del negocio con el objetivo de garantizar una mayor eficiencia; un mayor control del stock y de los proveedores y una mayor precisión a la hora de tomar decisiones importantes para la empresa. Pero además, se puede destacar:

 

- Con la precisión de recetas, cada comida está mucho más optimizada y por ello se tienen menos pérdidas.


- Reducción de desperdicios, algo muy valorado en el sector de la alimentación.


- Menos coste de mantenimiento de existencias: el stock se optimiza para tener solo lo necesario.


- Ahorro de costes en el procesamiento del producto.


- Con un software de gestión ERP para el sector de la alimentación se elimina el exceso de compras por encima de lo necesario y que se optimiza la planificación respecto a la producción.


- La trazabilidad del producto es mucho más fácil.

 

 

Por todo esto, adquirir un software de gestión ERP en la industria alimentaria debe considerarse como una inversión en la mejora de la calidad y de las condiciones de trabajo de los empleados. Gracias al uso de este tipo de herramientas, se mejoran las condiciones laborales de los trabajadores, que se sienten más seguros realizando su labor en la empresa y, además, se puede garantizar la mayor calidad y las óptimas condiciones de los productos de cara al consumidor final.

 

 

Sin duda, algo imprescindible para ganar en competitividad en un panorama tan difícil como el que se está viviendo en la actualidad.

 

 

síguenos en las redes

y compártelo con tus amigos

Imagen de seguimiento