Ley de Prevención de Pérdidas y Desperdicio Alimentario

¿Sabes qué implica y cuándo entra en vigor el Proyecto de Ley de Prevención de Pérdidas y Desperdicio Alimentario?

El nuevo proyecto de ley de Prevención de Pérdidas y Desperdicio Alimentario, aprobado el 7 de junio 2022 por el Consejo de Ministros, tiene como objetivo reducir el desecho de alimentos sin consumir, favorecer las buenas prácticas y optimizar el aprovechamiento a lo largo de la cadena alimentaria.
Y, ¿esto qué implica para las empresas de la cadena alimentaria? Lo revisamos a continuación

Implicaciones para las empresas alimentarias

Toda empresa alimentaria – desde un fabricante industrial, distribuidor, cocinas centrales, comedores escolares u hostelería – deberá contar de un Plan estratégico de prevención de pérdidas y desperdicio alimentario a partir del 1 de enero de 2023, cuando entrará en vigor el proyecto de ley.

El Plan deberá explicar qué se va a hacer con los excedentes de la empresa para minimizar pérdidas y destinar los alimentos a otros usos, teniendo en cuenta la siguiente jerarquía de prioridades de uso:

  1. Donación de alimentos y redistribución para consumo humano.
  2. Transformación de productos sobrantes aptos para su consumo humano (conservas, zumos, mermeladas…).
  3. Alimentación animal y fabricación de piensos cuando no apto para consumo humano.
  4. Uso de subproducto de otras industrias como compost o biocombustible.

De este modo, España se convierte en el tercer país de la UE que legisla el desperdicio alimentario.

El nuevo proyecto de ley va en línea con el compromiso del Gobierno estatal de reducir a la mitad el desperdicio de alimentos, según los ODS de la Agenda 2030.

Adaptaciones necesarias en empresas de alimentación

El proyecto de ley establece distintos tipos de obligaciones para cada agente de la cadena, con diversos tipos de sanciones por su incumplimiento. Dependiendo de en qué sector desarrollas tu actividad, además del Plan estratégico de prevención de pérdidas y desperdicio, deberás tener en cuenta una u otras consideraciones:
Por un lado, en el caso de las empresas de hostelería y restauración (excepto buffet) deberán facilitar que los clientes puedan llevarse los alimentos no consumidos, sin coste adicional, y tendrán que informar de esta opción de forma visible.

Por otro lado, en el caso de las empresas de la industria y distribución, se deberá incentivar el producto de proximidad, así como potenciar canales y soluciones alternativas para productos que son desechados por su aspecto o motivos similares, pero que son de óptimo consumo (como, por ejemplo, lineales específicos para este tipo de productos).
Así pues, disponer de un buen control de materias primas, stocks, producción según necesidades reales y trazabilidad de los productos será más esencial que nunca.

Cómo aplicar la nueva ley y no morir en el intento

Ahora nos toca a todos los agentes de la cadena alimentaria hacer los ajustes necesarios para dar respuesta al nuevo proyecto de ley.
Puedes adaptarte de diversas maneras, pero si quieres hacer las cosas fáciles y seguras, lo mejor es que digitalices y optimices tu proceso con un buen software especializado en industria alimentaria que te permita:

  • Adecuar tu operativa y planificación fácilmente y sin errores a la nueva ley.
  • Tener trazabilidad de todos los alimentos y sus jerarquías de uso en un par de clics.
  • Garantizar un control claro y eficiente del etiquetado de caducidad y consumo preferente.
  • Poder revisar fácilmente y en tiempo real tu desperdicio potencial y teórico.
  • Calcular el valor de desperdicio en tiempo real para ver desviaciones y hacer fácilmente ajustes de producción, compras y demás, en consecuencia.
  • Toma mejores decisiones de forma segura y competitiva según datos reales.

Si necesitas asesoramiento para preparar y adaptar tu empresa al nuevo proyecto de ley de Prevención de Pérdidas y Desperdicio Alimentario, no dudes en contactarnos.

Entérate de lo último

Suscríbete y recibe las últimas novedades del sector directamente en tu correo electrónico. Sin trampa ni cartón.